Your are here: Home // Hetero,Hetero - Infidelidad,Hetero - Voyerismo // Como me folle a la hermana de mi novia, delante de ella

Como me folle a la hermana de mi novia, delante de ella

Una mañana de verano estábamos en casa de los padres de mi novia Carla. Es una casa grande, con un buen jardín y una piscina enorme. Estábamos solos, sus padres estaban de viaje y su hermana había salido. Llegamos a la piscina y nos tiramos directos al agua. Estando en el agua  empezamos a besarnos apasionadamente. Mis manos acariciaron su espalda mientras Carla agarraba mi culo y lo apretaba fuertemente hacia ella. Mientras besaba a Carla puede ver un movimiento extraño en unos matorrales del jardín. Sin dejar de besar a Carla me fijé y pude ver a su hermana pequeña escondida. Le debe estar gustando el espectáculo pensé. Carla y su hermana se parecen bastante pero con la diferencia de que Cristina tiene 7 años menos y es más alta.

También está buenísima y más tierna porque tiene 19 añitos recién cumplidos.Yo seguí a lo mío con Carla, le desabroché el bikini dejándolo flotar por la piscina y me sumergí buscando con mi lengua juguetona su dulce coñito..le hice una chupadita submarina a su clítoris dejando su parte de abajo del bikini a la deriva. Acto seguido fue Carla la que cogió aire, se sumergió y buscó mi polla dentro de mi bañador. Se deshizo del bañador y empezó su mamada acuática. Una vez los dos estábamos a tono salimos del agua y seguimos en el borde de la piscina. Me situé en el lado donde Cristina estaba escondida para que pudiera ver el espectáculo de cerca. Para empezar decidí empezar con un clásico 69.

Mientras chupaba el coño de Carla y ella a mí mi polla, podía ver de reojo como Cristina no se perdía detalle, creo que no era capaz ni de parpadear. Acto seguido empecé a follarme a Carla en la posición el perrito, me puse justo de lado para que Cristina pudiera vernos a la perfección.  Seguimos con diferentes posturas hasta que Carla llegó al orgasmo y no se cortó un pelo en demostrarlo, después  me pidió que me corriera encima de ella. Como había cambiado mi novia en los últimos meses pensé… me corrí dejando mis flujos por su boca, su cara y su cuerpo. Mientras, Cristina no se perdía detalle,  de repente oímos al perro ladrar de manera insistente, nos giramos y vemos al perro ladrar a Cristina. Salió del jardín disimulando y haciendo cara de sorprendía, Carla al verla se tiró directa al agua para intentar limpiarse mis flujos y yo me quedé desnudo esperado acontecimientos.

–          Acabo de llegar y vaya lo que me encuentro, a mi hermana y a mi cuñado desnudos!! ¿Qué estaríais haciendo? Dijo con disimulo..

–          Nada que te importe pequeñaja dijo Carla desde el agua. ¿No nos estarías espiando?

–          No no que va.. si acabo de llegar.

–          ¿Y entras por los matorrales? Pregunté yo con mala baba.

–          No.. es que.. bueno.. es que escuché como un grito y quise ver que pasaba, me asusté.

Buena excusa pensé.. Mientras Cristina no dejaba de mirarme mi polla. Carla al darse cuenta le dijo:

–          Bueno ¿Y qué mas quieres? Va vete que estamos tomando el sol y como puedes ver nos gusta hacerlo desnudos así que lárgate.

–          Aii.. hermanita, nunca lo hubiera dicho de ti.. ¿Así que te gusta tomar el sol desnuda? Nunca me lo hubiera imaginado. ¿Y yo no puedo tomar el sol con vosotros?

–          Pero si estamos desnudos, ¿Qué no lo ves? No podemos tener un poco de intimidad?

–          También es mi casa y me apetece tomar el sol.

–          Haz lo que quieras niñata.

Yo no quise entrar en una discusión entre hermanas y las dejé hacer. Me quedé en la hamaca tomando el sol y esperando nuevos acontecimientos y vaya si llegaron! Cristina empezó a quitarse la ropa, empezó quitándose los zapatos, la blusa….

–          ¿Qué haces Cristina? Preguntó Carla.

–          Desnudarme para tomar el sol como vosotros.

–          No te atreverás.

–          Ya verás.

Siguió con los pantalones y se quedó en ropa interior por unos segundos, gran vista! Que buena estaba Cristina, no podía dejar de mirar ese striptease. Era como su hermana pero mas joven y alta! Cristina me miró directamente a los ojos, se puso las manos en la espalda y se desabrochó el sostén. Se lo quitó en frente mío dejando sus preciosas tetas a la vista de mis ojos. Las tetas eran preciosas, más jóvenes y firmes que las de Carla, tamaño similar y algo más separadas, vaya si se notaba que eran hermanas. Acto seguido se bajó las braguitas dejando su joven coñito delante de mí. Lo llevaba totalmente depilado, sin ni un solo pelo. Todo lo contrario que Carla, que aunque lo lleva arreglado siempre lo lleva con vello púbico.

Carla al ver a su hermana delante de mí desnuda no pudo soportarlo.

–          Pero Cristina, ¿qué haces?

–          ¿Qué no lo ves? Lo mismo que vosotros, tomar el sol desnuda  ¿No puedo?

–          No.. déjanos en paz.

–          Cristina me miró con cara de guarrilla y me pregunto:

–          ¿Os molesto? ¿me puedo quedar a tomar el sol vosotros?

–          Si claro Cristina, hacer lo que queráis. Es vuestra casa dije intentando disimular mi excitación.

–          ¿Lo ves Carla? A tu novio no le importa.

–          Vale imbécil. Haz lo que quieras pero calla y no molestes. Dijo Carla con resignación.

–          No te preocupes, me estaré calladita..

Cristina me miró sonriendo con cara de victoria y Carla se estiró en el césped a tomar el sol. Al poco rato cuando el calor apretaba me di un baño en la piscina, Cristina me siguió y a la que llegué al borde de la piscina me tiró al agua. Salí del agua para buscar venganza.. la cogí por la cintura y la tiré al agua cayéndome junto a ella. Los roces fueron inevitables y Carla enseguida se puso en guardia para controlar a su hermana y creo que a mí también. Nos quedamos en la piscina hablando con Carla. Carla que estaba estirada junto a la piscina veía justo nuestras cabezas porque estábamos apoyados en el borde.

Lo que no veía era mi polla totalmente excitada, algo de lo que si se dio cuenta Cristina momento que aprovechó para sumergir unos de sus brazos, y coger mi polla y empezar a hacerme una paja mientras hablábamos con su hermana. No me lo podía creer, estaba en el borde hablando con Carla mientras Cristina me hacía una paja de ensueño.. Tuve la suficiente sangre fría para aguantar con soltura ese momento pero Carla debió notar algo raro en mí y  me preguntó si estaba bien. Joder! Si estaba bien.. Cristina se iba riendo de manera disimulada la muy puta. Justo en ese momento llamaron al teléfono.

–          Ves tu Carla que yo estoy en el agua, dijo Cristina.

Carla se tapó con un pareo y se fue hacia el interior a acoger el teléfono. Al cabo de 2 segundos Cristina se puso delante de mí, me abrazó con sus brazos y con sus piernas y me dijo..

–          Fóllame ya! Igual que te follas a mi hermana.

No acabó la frase que mi polla ya estaba en el interior de su joven y depilado coñito. La tenia contra la pared de la piscina, los agresivos movimientos y fuerte respiración de Cristina  provocaban bastante ruido.. Vi como volvía Carla con unos refrescos y hundí a Cristina hacia el fondo..Me hizo dos rápidas mamadas y se apartó buceando.

–          ¿Qué tal chicos? ¿Todavía en el agua? Os vais a quedar arrugados.

–          Ya.. es que se está de perlas dije.

Cristina apareció en el otro lado de la piscina, y yo seguía en el mismo lugar con una erección y excitación tremenda. Carla se quitó el pareo dejando su cuerpo desnudo, me tiró un beso con la mano y se tiró al agua de cabeza. Mientras Cristina se puso a nadar, Carla se acercó hacia mí con actitud cariñosa, y cuando vio mi polla totalmente empalmada me dijo:

–          Cariño, veo que te alegras de verme.

–          Ya te digo. Esa manera de quitarte el pareo me ha puesto a mil.

Cogió mi polla con su mano y empezó a agitarla suavemente.

–          Cariño, está tu hermana aquí a lado le dije.

–          ¿Y a ti cuando te preocupado que nos vean?

–          Jaja.. me reí forzosamente.. Ya. Pero es que es tu hermana pequeña, es diferente.

–          Tienes razón.. ya paro.

Me dio un beso, y a posta,  salió del agua por el costado de la piscina dejando su coño y su culo abierto delante de mí. Mientras Cristina desde el otro lado sonreía al ver la situación. Yo ya no podía soportar mas esa situación, tener a las dos hermanas, desnudas en la piscina con ganas de sexo era demasiado para mí. En ese momento mi mente y mi polla sólo tenían ganas de acabar lo empezado con Cristina. Al final decidí salir del agua, mi erección seguía al 100×100, Carla al verlo se rio y Cristina no dudó en hacer un comentario.

–          Vaya cuñado, veo que estás “muy contento”. Jajajajaj. Dijo Cristina mientras se estiraba a tomar el sol al lado de su hermana.

–          Si si.. Está a tope..jajaja decía Carla.

Las dos se rieron de mí un buen rato. Estaba claro que Carla pobre no se había enterado de lo que había sucedido entre su hermana y yo. Las dos hermanas hablaron un rato y se dijeron alguna confidencia en voz baja, creo que hablaban de mí. Las vistas que tenía delante de mí no tenían desperdicio, las dos hermanas, una al lado de la otra desnudas. Estuve un rato mirándolas y comparándolas, Carla era más guapa, tenía las tetas mejor puestas y algo más grandes, pero Cristina era más alta y más delgada. Su juventud le daba muchos puntos a favor, luego estaban sus coños, Cristina lo llevaba perfectamente depilado, Carla se notaba que hacía días que no pasaba por la “peluquería”. Eran las tres de la tarde y Carla propuso comer alguna cosa. Carla se puso un vestido blanco de verano. Era un sexy vestido corto y ancho que al caminar dejaba a la vista su pubis y su culo. Cristina se puso un pareo como vestido atado a la altura de las axilas, era de colores rojos y naranjas de una tela muy fina que transparentaba totalmente el precioso cuerpo de Cristina. Yo me puse una camiseta y una toalla ya que mi bañador seguía flotando por la piscina. Nos sentamos en la mesa, yo me senté en un lado y cristina y Carla delante de mí. Mientras comíamos relajadamente iba mirando a los dos bellezones que tenía delante de mío y me ponía enfermo. Solo de pensar en lo que acaba de pasar. Mientras Carla hablaba de no sé qué y yo seguía con mis pensamientos, noté como un pie empezó a acariciarme la pierna y a subir poco a poco hasta llegar a mis partes íntimas. En ese momento no sabía cuál de las dos era!! Miré de reojo y puede ver que era Cristina, su pie llegó hasta mi polla y mis testículos. Empezó a jugar con sus dedos y mi polla empezó a crecer y crecer, al mismo tiempo, Intentaba mantener una conversación con Carla. No podía más, si Carla se daba cuenta se armaba una buena. Crucé las piernas y separé el pie de Cristina. Terminamos de comer y decidí que lo mejor era irme antes de que se me fuera La situación de las manos.

–          Cariño, me doy una ducha en tu baño y me voy a casa. Tengo que hacer cosas del trabajo.

–          Ok. Tienes toallas en el armario. Me quedo tomando el sol.

Me fui hacia la habitación de Carla y me metí en la ducha. A los pocos minutos cual fue mi sorpresón cuando se abre la mampara y entra Cristina en  la ducha, no me dice nada, se agacha y empieza a chupármela con energía. En 5 segundos mi polla volvía a estar totalmente empalmada, levanté a Cristina, acaricié vigorosamente su coñito hasta introducir mis dedos y metí mi polla dentro, empezamos a follar salvajemente bajo la ducha, tuve que tapar la boca de Cristina para que no gritara cuando llegó al orgasmo cuando de repente entra Carla en la habitación.

–          Hola Cariño, vengo a buscar una cosa y vuelo a la piscina, ¿estás bien?

–          Si..sii.. todo bien gracias, le dije mientras seguía follándome a su hermana.

–          Has visto mi set de manicura? No lo encuentro..

–          No, noooo lo he visto.. le contesté como pude.

Carla entró en el baño, por suerte la ducha de Carla es de obra y no nos vio. En ningún momento ni Cristina ni yo paramos de follar, nos daba igual que estuviera Carla, Cristina se volvió a correr mientras Carla buscaba su set de manicura, yo le tapaba la boca como podía mientras ella me mordía..

–          Aquí esta!! Por fin.. Dijo Carla,

–          Ya lo he encontrado, bueno cariño vuelvo a la piscina.

Cuando oí cerrarse la puerta de la habitación me corrí dentro de Cristina como nunca lo había hecho con nadie. Creo que fue la corrida mas larga de mi historia. Cristina me miró, me dio un morreo de ensueño, me dio las gracias y me dijo que eso no se acabaría allí. Yo, todavía en estado de shock por lo sucedido no pude articular palabra. Salimos de la ducha y Cristina se fue de la habitación. Me cambié, y cuando salí de la habitación vi a Cristina asomada en la terraza, seguía desnuda, apoyada en la barandilla dejando su precioso culo en primer plano. Me acerqué, le di dos besos de despedida y aproveché para acariciar eso coñito por última vez. Miré por la terraza y vi a Carla en la piscina tomando el sol. Por fin bajé las escaleras, me despedí de Carla y me fui a casa pensando en lo increíble que había sido todo lo sucedido.

1 response to "Como me folle a la hermana de mi novia, delante de ella"

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Una mañana de verano estábamos en casa de los padres de mi novia Carla. Es una casa grande, con un buen jardín y una piscina enorme. Estábamos solos, sus padres estaban de viaje y su hermana había salido. Llegamos a la piscin…..

Leave a reply

Copyright © 2009 Relatando.com – Relatos eroticos . All rights reserved.
Designed by Theme Junkie . Powered by WordPress.